Razones por las que tus articulaciones podrían dolerte

Las articulaciones son el contacto entre nuestros huesos y cartílagos. Son parte fundamental de nuestro aparato locomotor porque nos ayudan a mantener un rango amplio de movilidad. Es por eso que mantener su salud es muy importante y saber identificar el porqué de nuestras dolencias para poder recibir un tratamiento oportuno. Entérate aquí de las posibles causas de estos dolores.

– Esguinces o fracturas: ¿Sufriste una caída hace un tiempo y el dolor no se detiene? Muchas personas piensan que las fracturas o los esguinces afectan únicamente a los huesos; sin embargo, las articulaciones también pueden lesionarse. Incluso, si sufrimos una fractura en el hueso muy cerca de nuestra articulación, la podemos lastimar también.

-Sobrepeso: Las rodillas son las articulaciones que más trabajo realizan en nuestro cuerpo ya que éstas tienen que soportar todo nuestro peso y soportar la presión de nuestra movilidad. Si cargamos más peso del que deberíamos, estamos sometiendo nuestras articulaciones a un desgaste prematuro. Más aún si nuestra alimentación no tiene un valor nutricional que aporte a fortalecer las articulaciones.

– Enfermedades: Las articulaciones son propensas a muchas enfermedades que pueden producirse por infección, desgaste del cartílago, inflamación, entre otras. Es muy importante tener en cuenta que cada dolor, por muy insignificante que parezca, es importante y puede ser una señal de que algo anda mal en nuestro cuerpo.

-Deficiencia de Colágeno: El Colágeno es la proteína más abundante de nuestro cuerpo y la que ayuda a proveer de estructura a nuestro aparato locomotor. Los tejidos cartilaginosos, tendones, ligamentos, músculos y articulaciones están compuestos en más de un 50% por Fibras de Colágeno que ayudan a protegerlos de lesiones, desgarros y desgaste.

Recuerda que tener en cuenta estos aspectos es muy importante para poder mantener en óptimas condiciones nuestra salud y movilidad. Visita a tu doctor con regularidad y no olvides tomar dos cápsulas diarias de BioSil, una después del desayuno y otra después de la cena, para Generar tu Propio Colágeno bajo tu mismo patrón de ADN en la medida que lo necesitas.

¡Sólo con BioSil™ tu cuerpo Genera Colágeno! Tú necesitas Generar Colágeno, no comerlo.